24 jul, 2017
Text Size
English (United Kingdom)Español (spanish formal Internacional)

El Muro Militar

Además de un referéndum de autodeterminación, la protección de los derechos humanos y el cese de la explotación de recursos naturales, el Frente Polisario aboga por el desmantelamiento del muro militar marroquí que divide el Sáhara Occidental en dos. Los saharauis han nombrado a la barrera de Marruecos el Muro de la Vergüenza, no sólo porque divide a los 160,000 refugiados saharauis en Argelia de sus familias y amigos en el territorio bajo el control de Marruecos, sino también porque pone en peligro las vidas y el sustento de miles de nómadas saharauis que todavía vagan por los desiertos del Sáhara Occidental.

wallEn la década de 1970, el Ejército de Liberación Popular Saharaui [ALPS] logró varias victorias militares contra las tropas marroquíes y mauritanas. En 1980, sin embargo, Marruecos inició la construcción de una larga barrera de sencillos terraplenes de arena con la intención de impedir el movimiento de los soldados saharauis. Entre 1980 y 1987, cinco muros fuertemente fortificados se agregaron al este y al sur, cortando por completo a los soldados y los refugiados saharauis de sus ciudades de origen, tales como El Aaiún y Smara. Hoy, la pared es de 1.500 millas (2.414 kilometros) de largo – casi la mitad del tamaño de la Gran Muralla de China – y consiste de paredes alternantes de arena y piedra y zanjas profundas.

Pese a la firma del alto al fuego en 1991, ambas partes patrullan activamente sus respectivos lados de la pared afuera de la zona desmilitarizada en el lado este del muro, como se estipula en la tregua. A lo largo del lado oeste de la berma, Marruecos mantiene más de 120,000 soldados reforzados por instalaciones militares colocadas cada 10 kilometros, que incluyen radares, artillería y tanques. Además de las tropas y los tanques, millones de minas terrestres rodean la pared. Aunque el número exacto de minas en el lado oriental del muro se desconoce, las estimaciones son entre un millón a más de 10 millones, y las Naciones Unidas constantemente clasifica el Sáhara Occidental como uno de los 10 territorios más contaminados por las minas terrestres y municiones sin estallar [UXOs] .

Por su parte, el Frente Polisario – que también fue responsable por la colocación de minas en la década de 1980 – se niega a publicar el número de soldados ALPS que actualmente patrullan la pared, considerándolo un asunto de seguridad nacional. El Ejército Saharaui opera en siete regiones en su lado de la berma, pero el número de soldados en cada región es un secreto guardado por los dirigentes, ya que no han descartado volver a la guerra.

A pesar de los graves peligros presentados por las tropas marroquíes, los millones de minas terrestres y las condiciones inhóspitas, cientos de saharauis han hecho viajes nocturnos a través de la pared para escapar de la ocupación marroquí y reunirse con sus familias y amigos en los campamentos de refugiados en las afueras de Tinduf.